viernes, 9 de junio de 2017

Boris Vian: Escupiré sobre vuestra tumba

Idioma original: francés
Título original: J'irai cracher sur vos tombes
Año de publicación: 1946
Traducción: Juan Alcover
Valoración: recomendable

Vamos a ver. Creo que, a pesar de todo lo mucho que hay de criticable en este mundo de hoy tan global y tan patatín patatán en algo hemos avanzado. Se discuta el sentido de ese avance o no ya es a gusto de cada cual. Pero en 1946 Boris Vian tuvo que publicar este y otros libros bajo pseudónimo (Vernon Sullivan) y parece (como a Joyce unas décadas antes) que el motivo eran los problemas que podía acarrearle ser acusado de obscenidad por unas cuantas escenitas subidas de tono y por el par de visitas a Anna que el protagonista hace acompañado de Dex. 
Yo no digo que sea mejor este mundo donde Internet es un campo al que no se le pueden poner puertas y cualquier pre-adolescente espabilado se las apaña para esquivar el control paterno de su smartphone y curiosear a sus anchas en PornHub. Pero desde luego el poner trabas a la publicación de buenas obras literarias por unos cuantos detalles cándidamente explícitos, no llegará a cinco páginas, de encuentros sexuales, pues creo que es bueno que eso haya pasado al olvido o al entrañable (por lo iluso) mundo de las limitaciones por edad y los consejos sobre contenido explícito.

La historia de Vian, por eso, tocaba asuntos delicados en la época: setenta años atrás nos sorprende que el tabú absoluto traspasado, el nudo de la cuestión, véase la sugerente portada de esta atroz traducción del clásico del enfant terrible de las letras francesas de la época, sea el de las relaciones sexuales entre razas diferentes. Esto hoy nos resulta enternecedor, o a mí me lo resulta, o creo que debería, en ciudades europeas que son, y a ver si nos metemos en la cabeza que esto nos enriquece, crisoles de razas, culturas, idiomas y credos que deberíamos aceptar hace ya mucho y velar por que se integren de la mejor manera.
Entonces Lee Anderson acude a su trabajo de librero, carta de recomendación en ristre, con un plan. Un plan cruel y siniestro y perverso que parte de su deseo de venganza y de su condición ventajosa. Es Negro (Vian lo pone en mayúscula) pero su aspecto exterior no lo manifiesta. Y desde la librería empieza a relacionarse con la gente del barrio. El alcohol corre a raudales, la vida disoluta y los cuerpos jóvenes (demasiado jóvenes) empiezan sus retozos y de repente, página 110 o así, el libro es corto y directo y parco en florituras, la cosa se ennegrece, pero no de raza, aquí ya hablo de estilo literario, aviso, y el lector se incomoda, antes ya ha estado incómodo con tanta procacidad, pero ahora empieza a sentirse mal, qué mal le han hecho, qué resuelto hacia la ejecución de su plan, no puede ser, no puede ser tan injusto, tan cruel, no puede ser todo tan gratuito y no, seguro que no va a pasar, seguro que Lee, que es un tío listo, decidido, que habrá leído alguno de los libros que vende, no puede ser. No.

4 comentarios:

Jose Angel Suarez dijo...

Excelente novela de Vian. Durisima y no el aspecto sexual, sino en la violencia que se esconde detras de un personaje aparentemente pacifico.

Anónimo dijo...

Cuando lo leí siendo joven me pareció bruto e increíble. No lo leeré otra vez por mantener ese buen recuerdo del libro. Muy recomendable.

Francesc Bon dijo...

Buenas: me salió una reseña extraña, veo. Pero la novela incomoda, conforme avanza y ve el lector lo que se acerca, esa sensación se apodera.
E insisto en el desastre de traducción, por cierto.

PayliTuzu dijo...

Good article .your blog is very useful for everyone
Thank you
Goldenslot Casino Online
Gclub Casino
Gclub จีคลับ